No es ningún secreto: estoy americanada. Y sí, lo admito: me encantan las pelis de institutos americanos. Con sus animadoras megapopulares, siempre perfectas con sus uniformes y malas malísimas. Con sus jugadores de fútbol americano que sólo salen con las animadoras, sus chaquetas y sus supercoches. Con sus grupos sociales hiperdiferenciados, sus populares metiéndose siempre con los nerds. Con el chico/la chica impopular que intenta ligarse a la guapa/el guapo de la peli y lo acaba consiguiendo, a no ser que se dé cuenta de que en realidad está enamorado de su amiga de toda la vida, que siempre ha estado colada por él. Y por supuesto, ¡sus bailes de fin de curso!

La idea que os propongo hoy es perfecta para todas las parejas que, como mi chico y yo, se han tragado todas y cada una de las películas americanas adolescentes. Esta idea puede servir tanto para el convite de la boda como para la despedida si se celebra conjunta. Yo la prefiero para la despedida, porque así se pueden hacer más cosas: un gimnasio de verdad, disfraces de animadoras y jugadores… Pero me estoy adelantando.

Lo primero es dónde hacer la fiesta. Si es una despedida puede hacerse en un gimnasio, así es más realista. Seguro que en algún colegio os lo pueden ceder o alquilar por no mucho dinero. Si es para la boda, habrá que ambientar con la decoración, que será la misma en ambos casos: banderolas, cintas de colores, globos, luces… También necesitaremos un escenario para el grupo de música, DJ o equipo, según nuestras posibilidades o lo realista que lo queramos hacer.

Imagen de Glee, capítulo Prom Queen (vía Ver Series)

No puede faltar el arco de globos para la foto oficial (imagen vía Desperately Seeking Susan)

Los invitados, si es una boda, está claro que irán vestidos de fiesta. Pero si es una despedida y sois suficientes sería mucho más divertido si hubiera un grupito de animadoras (las mejores amigas de la novia) y jugadores de fútbol americano (los mejores amigos del novio). Y el resto, por supuesto, con vestidos y trajes lo más pomposos posible. No pueden faltar los ramilletes en la muñeca de las chicas.

Puck y Quinn de Glee (imagen vía Fanpop)

Esos vestidos y ramilletes… estupendamente horteras todos (imagen vía AoAle Videos)

A partir de aquí, si algún novio o novia está pensando hacer esto en su boda o despedida ¡que deje de leer! Esta parte está reservada a los amigos. Como dirían en los blogs de series:

*Spoilers*

Y cómo no, no puede faltar el momento cumbre: ¡el rey y la reina del baile! Huelga decir que nos referimos a los novios. Esto debería ser una sorpresa para ellos preparada por los amigos. Lo más fácil es que, si es la despedida, la organicen los amigos (como suele ser) y sólo les digan la temática. Y si es la boda, pues organizar esta parte sin decírselo a los novios, pero sí hablando con alguien que también la esté organizando para que lo tenga en cuenta.

Chris Colfer de Glee y Katy Perry como reyes del baile (imagen vía Fandemia)

*Fin de spoilers*

Por supuesto, no podemos olvidarnos de los sandwiches, los ganchitos y el ponche, aunque la comida nos da un poquito más de margen. Si queréis hacerlo más realista todavía, siempre podéis documentaros en alguna página web o foro sobre comida típica americana.

Un regalo genial de los novios a los invitados o viceversa es un anuario con fotos de los amigos en el que puedan firmar como recuerdo.

Anuario (vía LHS79)

Yo me despido por hoy hasta la próxima entrada. Mientras, seguiré soñando con uniformes de animadora, chaquetas de fútbol americano y anuarios. Por cierto, mañana veré uno real del ’95. ¡Prometo fotos en la próxima entrada!

En una boda se casan dos
El baile de los novios

Leave a Reply

Your email address will not be published.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies