¡Nos hemos casado!

Posted by | November 12, 2018 | Bodas reales, Nuestras bodas | No Comments

¡Buenos días y feliz lunes! Cuánto tiempo sin escribir estas palabras, espero que me perdonéis la larga ausencia. Durante este año ha habido muchos cambios en mi vida y he reducido la actividad como wedding planner al mínimo. Aunque he vivido el otro lado de las bodas ¡como novia!

Lo primero fue decidir qué tipo de ceremonia queríamos. A mí me encantan las ceremonias civiles, porque eres más libre para hacer lo que quieras. Pero para mi chico era importante casarse por la Iglesia, a pesar de gustarle más las ceremonias civiles. ¿La solución? Celebrar dos ceremonias, una religiosa más íntima por la mañana y la civil con todos los invitados por la tarde. Y, de paso, llevar dos trajes diferentes (¡todos!) y pasar el día entero de celebración.

Aunque no sabíamos si podríamos conseguir el lugar de la ceremonia civil, porque no era un proveedor de bodas ¡sino un cine! Sí, un cine de verano: la Terraza Lumiere de Alboraya. Un lugar mágico que nos descubrió un buen amigo al que vamos cada verano, semana tras semana. Un sitio especial para nosotros y que, además, no puede ser más bonito. ¡Teníamos que casarnos allí! Además, encajaba perfectamente con la idea de la boda: una boda de cine, en honor a nuestras noches de verano y nuestras tardes de invierno de peli, sofá y mantita. Hablamos con ellos y hubo suerte: ¡nos lo alquilaban!

Un año antes de la boda, nos hicimos una sesión de fotos allí para anunciar la fecha a los invitados. ¡Un save the date cinéfilo! La fecha de la boda estaba proyectada en la pantalla y la fotaza es de los grandísimos Fotopiruleta.

Y, aunque parezca un poco raro, tras elegir a los proveedores principales vino la elección de wedding planner. ¿Una wedding planner contratando a otra? Por supuesto. Nadie como nosotras sabemos lo necesarios que son nuestros servicios. Porque sí, el diseño de toda la boda fue mío, pero no iba a montar yo misma la decoración ni a preocuparme del timing. ¡Quería disfrutar de mi boda como cualquier otra novia! Y fue cuando decidimos contratar a Gloria y su equipo de Señor y señora de, que estuvo a la altura de mi altísimo nivel de exigencia. Nos ayudó en todo desde el minuto uno, demostrando que en el mundo de la organización de bodas se puede ser compañeras en lugar de competencia. Nos aconsejó, nos escuchó y, lo más importante, nos pilló el rollo desde el primer momento.

La invitación fue un cartel de película, de nuestra película. Y es que ¡ya quisiera Netflix contar una historia como la nuestra! Llevaba un plano de llegada al salón, el horario de los autobuses, una tarjeta de confirmación y una entrada por invitado como detalle simpático, pero nos preguntaron mucho si había que llevarlas el día de la boda.

Se acercaba el día y crecían las ganas, aunque nunca los nervios. Puede que fuera por la experiencia que me ha dado mi profesión y porque estaba ABSOLUTAMENTE TODO controlado, pero estaba de lo más tranquila. Y fue una gran ventaja: disfruté del día como una niña. Cuando vi las primeras fotos  me encantó descubrir que salgo en todas ellas con una sonrisa de oreja a oreja, cuando no directamente riéndome a carcajadas. No puedo decir lo mismo de mi marido, que estaba muy nervioso y emocionado, pero se le notaba la felicidad en los ojos.

 

Me vestí en casa de mis padres, en mi antigua habitación. Allí regalé unas pulseras de flores a mis damas de honor e hice un first look con mi padre, que se emocionó muchísimo.

  

Recibimos a los invitados como tocaba ¡con refrescos y palomitas! Y las sillas estaban adornadas con rollos de entradas de cine antiguo.

Llegué a la ceremonia en un Beetle rojo del brazo de mi padre, precedida de nuestras damas de honor y testigos y de mi sobrina, que llevaba un mensaje a su tío: “Tío David, aquí llega la tía S”, que es como me llama él muchas veces. Fue ver a mi marido en el altar y no ver nada más, ni siquiera a mi padre saludando como una estrella de rock. Mi marido estaba tan nervioso, tan emocionado y tan guapo, que sólo quería sentarme con él y cogerle de la mano para que se tranquilizase.

Lorena, de Meraki Plan, empezó a contar nuestra historia. Me encantó oírla, aunque reconozco que me dio un poco de vergüenza. ¡Tenemos un punto muy cursi que no me gusta enseñar! Mis hermanas y mi cuñado nos dedicaron unas palabras y nos hicieron reír y llorar de emoción. Fue una ceremonia preciosa, pero con sus momentazos: los anillos nos los llevaron los mismísimos Men in Black (mis sobrinos mayores, que son unos cracks) y pusimos nuestro candado (que es tradición en nuestros viajes) mientras decíamos “Me lo quedo” y “Me la quedo”.

Al terminar, ¡nos llovió confeti por todas partes! Fue idea mía y no me arrepiento, me encantan las fotos con el vestido lleno de color. ¡El confeti es sinónimo de fiesta y teníamos mucho que celebrar! Luego vinieron mil fotos en el cine, muchas de las cuales se llevó el solicitadísimo sofá de la ceremonia.

De allí nos fuimos a la Alquería Kukala a celebrarlo. Nuestro seating plan fue una cartelera de cine, donde cada mesa era una sala con su correspondiente película o serie, que elegimos de entre nuestras favoritas. Los números de mesa eran luminosos con el número de sala que estuvo haciendo mi padre durante un año. Además, decidimos regalar a los invitados la banda sonora de nuestra boda.

Tengo mil momentos de la cena grabados en las retinas y en los oídos: mis amigas levantándose a bailar Wannabe en medio del banquete (¡moláis mil!), mis hermanas y primos cantando con nosotros Mi marciana (¡mi familia sanzera!), nuestros amigos entrando al salón al ritmo de I’ll be there for you con un tarro de “pasta rellena” y una frase del gran Jack Sparrow: No todos los tesoros son de oro y plata, amigo. Mientras tanto, los niños habían terminado de cenar y se habían ido a su cine de verano particular. Justo antes del baile (tras un rato recogiendo las mil capas de tul de la cola del vestido), mi marido me sorprendió con un vídeo de nuestra historia mientras sonaba As long as you love me (sí, soy un cliché de los 90 ¡y me encanta!). Sabe que soy anti vídeos en las bodas, pero se lo perdono por ponerme a los Backstreet Boys.

    

También tuvimos un resopón de frappés y donuts inspirado en el Central Perk de Friends. ¡A mi marido le encantan y a mí también! Estaban buenísimos, como todo lo que hace Dulce Roseta.

Bailamos juntos y parecía que estábamos solos entre tanta gente. Daban igual la falta de coordinación y la vergüenza, ese momento era solo nuestro. Después vino la fiesta: la novia recogiéndose el pelo en una coleta, la madrina bailando Everybody de los Backstreet Boys, el novio bailando dance noventero… Pero eso ya queda para nosotros.

¿Os cuento un secreto? Nunca sentí nervios, pero sí presión. Los invitados y la gente que conoce mi trabajo tenían muchas ganas de ver lo que habíamos preparado, porque “siendo wedding planner, será espectacular”. Reconozco que hubo algo de miedo a no cumplir las expectativas que todos se estaban creando, pero después recordé lo que les digo a mis propios clientes: la boda tiene que ser vuestra. Y la estábamos haciendo nuestra, cumpliendo nuestras propias expectativas.

La semana que viene os contaré al detalle quiénes fueron nuestros proveedores. De momento, os dejo el listado.

Peluquería y maquillaje de novia: Goan Grupo Creativo

Vestido de novia: Modelo Cayetana de Aire Barcelona, en Josefina Huerta

Traje de novio: Josefina Huerta

Fotografía: Fotopiruleta

Vídeo: Calatayud Estudio

Diseño: Con Otro Rollo

Montaje y coordinación: Señor y señora de

Lugar de ceremonia: Terraza Lumiere

Oficiante: Lorena de Meraki Plan

Mobiliario: Trastología, Las tres sillas y Sancho

Floristería: Hydrie Arte y Flores

Soporte del candado: 1, 2, 3.. PA-TA-TA

Salón: Alquería Kukala

Iluminación y sonido: Infinito eventos

Coche de novios: JJDluxeCars

Tarta nupcial y donuts: Dulce Roseta

Tendencias en sillas de bodas 2018

Leave a Reply

Your email address will not be published.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies